Anuncios

Desde que inició la pandemia hasta la fecha, ¿cuántas veces te has enojado con el repartidor de tu comida porque el pedido llegó más tarde de lo esperado? Peor todavía, ¿en cuántas ocasiones lo has insultado y agredido por su demora?

El enojo hacia esas personas ha crecido en los últimos meses por el tema del tiempo. También aumentó la urgencia por tener rápidamente los alimentos a domicilio. En cierta medida, ello es consecuencia de la desesperación, la frustración y la impotencia que genera el encierro obligado por el confinamiento.

 

 

Bajo la máxima de que “el cliente siempre tiene la razón”, el repartidor a veces no tiene de otra que resignarse y agachar la cabeza frente al descontento de la otra parte. Pero, ¿qué sucede cuando descubres que quien lleva tu pedido a casa es una persona de la tercera edad? ¿Cambia o no cambia la percepción? 

 

Recientemente circuló en redes sociales el caso del señor Francisco, un repartidor de la aplicación Rappi que ha dividido opiniones sobre la veracidad de su situación, sin embargo ha logrado la coincidencia de prestar atención a dos temas: los adultos mayores y los motivos de las demoras.

 

 

La información que circuló principalmente en Facebook refiere que el señor Francisco se desenvuelve en colonias como Roma y Condesa. Se menciona que su medio de transporte para entregar pedidos es el metro, porque carece de bicicleta o vehículo. 

Bueno, hay quienes se han conmovido, pero hay otros que ponen en duda que sea verdad. Algunos dicen que se trata de una publicidad sesgada y pagada por la propia aplicación para romantizar ese trabajo y así distraiga a la comunidad de tantas quejas en su contra. 

 

 

En contraste, otros tantos piden recapacitar sobre el trato a los repartidores en estos momentos de semáforo rojo en la Ciudad de México, así como valorar el hecho de que adultos mayores también se desempeñan en este oficio.

A la par, según comentarios expresados en distintos grupos de Facebook, capitalinos piden comprensión para repartidores que deben sortear obstáculos como: el tiempo que tardan los restaurantes en sacar los pedidos dada la demanda actual, accidentes que pueden sufrir durante el trayecto, afectaciones en el transporte público (para quienes lleguen a usarlo por emergencia).

 

 

Read more