Anuncios

Pese a las complicaciones que ha traído la pandemia para la exhibición, las películas mexicanas tienen lugar para proyectarse. La Casa del Cine, que en diciembre había anunciado su cierre debido a la falta de actividad y recursos, reabre sus puertas con una muestra de títulos nacionales que no se exhiben en las grandes cadenas.

Con el apoyo de amigos y sus propios ahorros, los encargados de la Casa del Cine lograron subsistir, además de pagar a los empleados. Parecía que su quiebra era inminente, sobre todo después de cerrar el lugar, pero profesionistas que son cinéfilos invirtieron en el rescate del proyecto.

Ubicada en la calle República de Uruguay 52, La Casa del Cine cuenta con nueva directora, Ximena Hernández, quien sustituye a Carlos Sosa. Entre sus primeras medidas indicó que el lugar mantendrá su perfil y ampliará el espacio de manera más inclusiva mediante diversas dinámicas.

Para retomar las funciones, con el objetivo de acercar al público la cinematografía nacional de calidad que no llega a la cartelera comercial y no tiene nada que ver con las comedias que producen las plataformas de streaming, comenzarán con un ciclo de cintas mexicanas contemporáneas. Güeros, de Alonso Ruizpalacios, será la encargada de abrir.

Del 14 al 20 de mayo exhibirá títulos como La paloma y el lobo, de Carlos Lenin; El diablo entre las piernas, de Arturo Ripstein; Ayer maravilla fui de Gabriel Mariño; La mami, de Laura Herrero. Operará al 40% de su capacidad y la cartelera cambiará cada viernes.

El 7 de mayo las autoridades capitalinas informaron que el aforo para las salas normales será del 40 por ciento de su capacidad, mientras que para las salas VIP será del 60%. 

Los boletos para las funciones estarán a la venta a través de la taquilla y en línea. 

 

Read more