Anuncios

Sabemos que el Centro Histórico de la CDMX es reconocido por sus tesoros culturales y por la arquitectura que alberga, pero aquí también podemos encontrar una infinidad de leyendas que nos relatan y nos llevan a momentos tenebrosos. Muchas de estas historias permanecen en el gusto de la gente y otras han quedado en el olvido, por eso rescatamos la de Francisca.

Francisca la embrujada

Cuenta la leyenda que allá por el año 1554, una destacada señora de alcurnia llamada Doña Felipa Palomares vivía con su hijo Domingo en la casa que su adinerado esposo le había dejado como herencia en la calle que ahora conocemos como Venustiano Carranza.

Domingo, al ser hijo único, se encargaba del cuidado de su madre, sin embargo, él ya se encontraba en busca de la mujer con la que compartiría toda su vida. Una tarde, mientras caminaba por las calles del centro, vio a Francisca, una bella mujer que salía de la iglesia y entonces decidió seguirla hasta su hogar para conocer un poco más de ella.

Francisca era de origen humilde, pero eso a él no lo detuvo para pronto acercarse y poder conocerla. Los días pasaron y a oídos de Doña Felipa llegó el rumor de que su hijo salía con una mujer pobre y de una familia no reconocida, lo que le ocasionó un gran enojo.

Como alternativa para evitar que su hijo continuara con esa relación, Doña Felipa decidió acudir con una bruja para que le ayudara, no obstante, Domingo ya había decidido casarse con Francisca.

El día de la boda llegó y fue el momento que la madre de Domingo aprovechó para regalarle a Francisca una almohada que de primera vista parecía confortable, lo que no se imaginaban es que se encontraba embrujada gracias a un ritual en el que se sacrificaron siete patos para utilizar sus plumas y su sangre.

Seis meses después, Francisca murió de una extraña enfermedad. La joven se le apareció a Domingo para advertirle de la maldición y hay quien dice que aún se aparece de vez en cuando.

 

Read more