Anuncios

En noviembre del año pasado propusieron sancionar a quienes aparten lugares y obstruyan las zonas de estacionamiento en calles de la ciudad.

Nazario Norberto, diputado de Morena, fue quien presentó una iniciativa en el Congreso de la Ciudad de México para proponer hasta 36 horas de trabajo comunitario como sanción para aquellas personas conocidas como "viene viene".

Pero al parecer no le han puesto un alto a esta situación. Esta problemática sigue causando quejas. Aparcar en la Ciudad de México es casi imposible, y hacerlo gratis, imposible. A pesar de que la vía pública es eso, pública, las calles están tomadas por un ejército de "franeleros", hombres y mujeres que ordenan y vigilan los coches a cambio de una cantidad específica de dinero.

En la colonia Roma es donde se ven más casos de gente molesta por "los viene viene". Mediante redes sociales, habitantes y trabajadores de la zona han mostrado su disgusto e inconformidad por la situación. Denuncian constantemente que con cubetas, llantas o botes, los espacios para estacionarse están controlados. En caso de querer aparcar, se debe pagar una cuota que va desde los 30 a 50 pesos.

Las personas que se niegan a saldar esa cantidad sufren de respuestas agresivas y violentas por parte de los franeleros. ¿Qué hacen? Rayan el vehículo, ponchan llantas y/o amenazan al conductor con golpearlo si no paga la cantidad que se le exige.

Vecinos de la colonia reclaman que además de ese problema, se suma el hecho de que las autoridades de la alcaldía y policía no intervengan para poner fin al accionar de los viene viene, quienes operan con toda libertad para apropiarse de las calles y ponerles costos.

 

Read more