Anuncios

La fibromialgia se caracteriza por dolor musculoesquelético generalizado y sensación dolorosa a la presión en unos puntos específicos (puntos dolorosos). Este dolor es parecido al originado en las articulaciones. La OMS la considera enfermedad desde 1992 y afecta a entre un 2% y un 7% de la población general. 

¿Qué es la fibromialgia?

Es una enfermedad reumática crónica caracterizada por dolor generalizado del aparato locomotor que se acompaña de cansancio intenso, disminución de la capacidad funcional, alteraciones cognitivas y del sueño, síntomas funcionales en diversos órganos y mal estado de ánimo.

Esta patología puede manifestarse a cualquier edad en ambos géneros, aunque es más común en mujeres entre los 20 y los 50 años.

Causas y síntomas

No existen unas causas específicas conocidas que produzcan la fibromialgia, sin embargo, parece que los genes podrían tener un papel relevante y hacer que algunas personas tengan una mayor predisposición a padecer esta enfermedad.

Se piensa que hay muchos factores implicados, como puede ser una infección bacteriana o viral, o bien un accidente de automóvil. En algunos casos aparece después de otra enfermedad conocida como limite la calidad de vida (artritis reumatoide, lupus eritematoso).

Los síntomas más frecuentes que determinan el diagnóstico son el dolor generalizado y el cansancio, aunque suelen acompañarse de trastornos de sueño, ansiedad, depresión y dificultades de concentración y/o memoria. No existen pruebas diagnósticas que puedan determinar la fibromialgia, pero a veces se realizan para excluir que se trate de otra afección, por ejemplo reumática.

Tratamientos

Los tratamientos de la fibromialgia no son curativos, por lo que van dirigidos a aliviar los síntomas de los pacientes.

Es importante conocer la naturaleza de la enfermedad y cuáles son los factores desencadenantes de brotes, llevar a cabo un tratamiento de las alteraciones psicológicas asociadas (ansiedad y depresión). La forma en cómo se acepte y afronte el dolor es crucial para mejorar la calidad de vida de las personas con fibromialgia y para ello la terapia psicológica puede dar las herramientas necesarias.

La práctica de conciencia plena también contribuye a aliviar el dolor crónico, así como el no abandonarse a una vida sedentaria y seguir hábitos de vida saludables, tanto en alimentación como en ejercicio físico moderado de forma regular. 

Read more