Anuncios

El director mexicano Alejandro González Iñárritu causó revuelo luego de haber regresado al país para filmar su nueva producción llamada “Limbo”. Se reportó que para esta producción, que se ha manejado con mucha discreción respecto a las grabaciones, se eligieron algunas calles del Centro Histórico de la Ciudad de México como escenarios.

Esta película estará ambientada en los años 80 y abordará algunos temas políticos que estarán orientadas a la coyuntura del ambiente periodístico.

La producción, con la que regresa el multiganador del Óscar a filmar al país, provocó la curiosidad de los capitalinos, quienes se detenían entre las calles para ver de cerca la acción.

Por ello, el equipo optó por cerrar gran parte de la calle Francisco I. Madero y alrededores para evitar cualquier filtración de imágenes y tomas de video. En cada esquina colocaron mamparas negras y desviaban a la gente que quisiera acercarse.

Aunque también, una vez iniciadas las grabaciones en el Centro Histórico, las reacciones de los transeúntes no se hicieron esperar y de igual manera comenzaron los desacuerdos por el cierre de las vialidades.

En el lugar, algunos otros peatones expresaron su inconformidad y desacuerdo con el cierre de calles para permitir las grabaciones del filme.

“Ustedes y sus pinches peliculitas que no piensan en la gente”, exclamó una señora enojada por tener que caminar dos calles más para poder cruzar la zona. 

Luego, para no tener contacto con los curiosos, el cineasta ingresó al Hotel Downtown, donde se resguardaba mientras no filmaba.

Regístrate a Código Postal y recibe nuestro newsletter con más información de lo que acontece en tu colonia, así como historias actuales de la Ciudad de México.

 

Read more