Anuncios

La zona arqueológica del Templo Mayor reabrió este 27 de abril sus puertas apegándose a estrictos protocolos sanitarios después de más de un año de cierre debido a la pandemia.

El Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) detalló que la zona arqueológica abrirá los martes, miércoles, viernes y sábados y su aforo estará restringido a un máximo de mil visitantes por día, pero el Museo de Sitio todavía permanecerá cerrado.

Entre las medidas preventivas de carácter obligatorio, se encuentran: el uso del cubrebocas, la toma de temperatura corporal y la aplicación de gel antibacterial y sana distancia.

Los encargados del lugar también precisaron que en caso de que alguna persona presente síntomas de contagio se le dirigirá de acuerdo a los protocolos.

El Templo Mayor fue el principal centro ceremonial de los mexicas y fue utilizado durante la conquista de Hernán Cortés como cimiento para construir el actual centro histórico de la Ciudad de México, levantada sobre la antigua Tenochtitlan.

Los primeros vestigios se encontraron en mayo de 1914 y marcaron el inicio de un nuevo periodo en la arqueología mexicana.

El recinto de la antigua Tenochtitlan albergaba, entre otras edificaciones, el Templo Mayor, con doble capilla dedicada a los dioses Tláloc y Huitzilopochtli, y la Casa de las Águilas, y su desarrollo se dio de los años 1325 a 1521 d.C.

Además, estaba ubicado debajo de la actual Catedral Metropolitana de la Ciudad de México, uno de los primeros templos que los españoles construyeron sobre las edificaciones prehispánicas del país. 

Read more