Anuncios

El gelato italiano favorito del mundo está en el corazón de Polanco y se sirve a manera de una flor linda y sabrosa. Imagina una rosa en cono con pétalos de sabor chocolate, fresa y de pistache, con un macarrón arriba. Bueno, así son los gelatos de Amorino.

A pesar de que Cristiano Sereni y Paolo Benassi son italianos, decidieron fundar su primer establecimiento en Francia en 2002, bajo el ideal de crear una gama de gelato artesanal elaborado enteramente con ingredientes naturales. En México se instaló primero en Playa del Carmen y en 2008 fue cuando llegó a la Ciudad de México.

La barra parece una paleta de colores lista para pintar los pétalos de tu cono, donde cada sabor proviene de una región diferente del planeta: mandarino de Sicilia, vainilla de Madagascar, mango alphonso de India, o banana nanica de Brasil. En total son 32 sabores originarios de distintos lugares.

Hay tres tamaños para pedir tu flor: piccolo (chiquitín), clásico y grande, pero también puedes pedirlo en copa, de la que hay cinco versiones. Lo mejor es que puedes pedir un sabor variado para cada uno de los pétalos. 

Aquí tienen el chocolate en cuatro variaciones: amargo, de leche entera, con avellanas o cacao 80% de Ecuador. Los sorbetes son veganos y libres de lácteos.

Los macarrones de gelato de Amorino son un pequeño homenaje a Francia y se ofertan en diferentes sabores. También cuentan con waffles y crepas que puedes pedir con la especialidad de la casa: gelato. 

¿Dónde?: Amorino, Emilio Castelar 107, Polanco

Horario: domingo a martes de 8 a 23 hrs. y miércoles a sábado de 8 a 1 hrs.

Read more