Anuncios

Ana María Uribe y Enriqueta Belman sufrieron un accidente laboral en la Cafebrería El Péndulo de Polanco. Ese hecho las llevó a ser víctimas de acoso e incluso perdieron su empleo. Toda vez que fueron despedidas, a través de redes sociales y medios de comunicación, han denunciado las humillaciones sufridas en lugar, así como la manera en que fueron tratadas tras ser acosadas.

Con siete años de trabajadora en el sitio como mesera, Ana María ha contado cómo la ponían a cargar tarimas para montar mesas, lo que causó caídas que la lastimaron, sin embargo sus superiores la maltrataban diciéndole que era una inútil y no servía para el puesto. 

En su relato público cuenta que en 2015,  después de colapsar la duela del segundo piso del establecimiento, ella sufrió severas afectaciones en su columna y cadera, malestares que a la postre se agravaron, por lo que fue relegada a ser cajera.

Ahora, con su despido, le ofrecieron 10 mil pesos de liquidación tras siete años de trabajo, por lo que presentó una demanda laboral en la Junta Local de Conciliación y Arbitraje.

Por otra parte, Daniela Villa, quien se desempeñaba como hostess de El Péndulo, manifestó su queja ante una situación de acoso por parte de un cliente al hacer insinuaciones sobre su escote, pero que fue respaldado por la gerencia de la cafebrería bajo el argumento de que "el cliente siempre tiene la razón", esto a raíz de que el agresor se defendió con el alegato de que la trabajadora lo provocó.

En el caso de la señora Enriqueta Belman, quien laboró 17 años en la sucursal de Polanco, sufrió una descarga eléctrica de un cable de una cafetera en el brazo derecho, por lo que fue intervenida quirúrgicamente del bíceps y el mango rotador, lo que ocasionó que perdiera fuerza en el brazo. Fue despedida.

Para visibilizar los abusos laborales en el sector, en enero se creó la cuenta TerrorRestaurantesMX en Twitter que, de acuerdo con su fundador, Rodrigo Díaz, ha recibido a la fecha 25 quejas de extrabajadoras y extrabajadores de El Péndulo.

Read more