Anuncios

En el corazón del Bosque de Chapultepec hay una extraña casa donde habita el espectro de una mujer que ataca a los curiosos que se acercan. La casa abandonada que se ubica cerca del Panteón de Dolores, en Avenida Constituyentes, era el hogar de la “Tía Toña", una mujer muy rica pero sin familia que decidió dar cobijo a niños de la calle.

La casa de la tía Toña

Cuenta la leyenda que en esa enorme casa vivía una mujer acaudalada, sola y con un gran corazón llamada Antonia. Para combatir su soledad adoptó y acogió en su hogar a varios niños huérfanos y en situación de calle, quienes de cariño le decían Tía Toña. Esto le ganó una gran reputación entre la gente de los alrededores.

Poco tiempo después de su llegada, los niños y niñas comenzaron a portarse cada vez peor y a robarle cosas a la mujer, quien poco a poco perdió la paciencia. Un buen día, ella los encontró buscando dinero e intentando encontrar objetos de valor en su hogar. Desesperada y enojada por sorprenderlos en ese acto, los golpeó hasta matarlos para luego tirar sus cuerpos sin vida en la barranca que rodeaba su casa.

Con gran pensar, arrepentida de lo que acababa de hacer, la mujer se encerró en su habitación y se quitó la vida. A partir de esto nació la leyenda de su terrible historia.

Existe la creencia de que el cuerpo de la tía Toña aún se encuentra dentro, motivo por el que se siente una energía muy fuerte y pesada al estar cerca de la propiedad.

Con el paso de los años varias personas han intentado entrar a la casa abandonada sin éxito. En gran parte debido a que la mansión está rodeada de caminos muy boscosos y empedrados, pero también por culpa del miedo. Hay quienes sostienen haber sentido presencias y escuchar gritos de niños, además de haber visto la silueta de lo que podría ser el espíritu de la mujer. 

Hasta la fecha ningún valiente ha logrado ingresar al espacio donde murieron los niños y se suicidó la tía Toña. 

 

Read more