Anuncios

Puestos de comida, tiendas de autoservicio y hasta iglesias están a unos cuantos metros del Centro Estatal de Prevención Social de Celaya. Es evidente que los crímenes se han vuelto parte central de la ciudad. Por lo que urge no normalizarlos y sacarlos de la vida diaria.

El gobernador de Guanajuato, Diego Sinhue Rodríguez Vallejo, lo tiene claro. Desde septiembre de 2020, prometió la creación de un nuevo Centro de Readaptación Social (CERESO) para Celaya. Lo mejor es que afirmó que estaría fuera de la mancha urbana.

“El que construya tendrá que ser el más moderno del estado que, al ritmo que vamos, lo vamos a llenar este sexenio. Si estamos deteniendo criminales, pronto tendremos sobrepoblación”, afirmó el mandatario durante la última entrega de equipamiento a las direcciones de Policía Municipal de 19 municipios.

El actual penal de la ciudad es el segundo con mayor sobrepoblación de los once centros penitenciarios del estado, con 49.26% en este rubro. Son 406 espacios disponibles y se tenía a 606 personas privadas de su libertad, de acuerdo al último Cuaderno Mensual de Información Estadística Penitenciaria Nacional de noviembre de 2020.

Y las detenciones siguen incrementando. Incluso, recientemente el gobierno presumió el aumento en el estado de la población penitenciaria en 1,527 personas, durante esta gestión. Ahora el problema es dónde ingresarlos.

Desde el año pasado, el gobierno municipal ha señalado que no cuentan con presupuesto para adquirir el predio de más de 50 hectáreas, alejado de la mancha urbana.

“Nosotros como municipio no contamos con un terreno que atienda estas características”, declaró Elvira Paniagua, alcaldesa de Celaya en información de Periódico Correo.

A enero de 2021, se sigue sin un lugar destinado para empezar la construcción del CERESO, del cual en principios se estimaba una inversión aproximada de cinco mil millones de pesos. El dinero tendrá que ser estatal para que se pongan en marcha.

Tras tantos puentes que tardaron años en inaugurarse, los celayenses saben que hasta no ver terminada una obra, no se puede estar tranquilo de que sí se harán.
 

Read more