Anuncios

Juan Ramón y sus amigos se dirigen rumbo a la deportiva Miguel Alemán Valdés. Al pasar por debajo del desnivel de la calle Insurgentes, uno de ellos se pregunta:

– ¿Cuántos años más de vida le quedará a este puente? 

– Cinco años a lo mucho

Eso pensó Juan Ramón en 1973. Ya transcurrieron más de 47 años de aquel día, pero parece que esa fecha por fin llegó. 

El jueves 8 de julio, una grieta de cerca de un metro de largo apareció en la base del puente, junto a desprendimiento del revestimiento en la banqueta de esta vialidad. Autoridades municipales, elementos de Protección Civil y Cuerpo de Bomberos, se dieron cita en el lugar para cerrar el paso y revisar la estructura. 

Un día después, el Colegio de Ingenieros de Celaya dictaminó que el paso a desnivel presenta un cierto grado de deformación. ¿Qué implica esto? 

  • El paso vehicular y peatonal permanecerá cerrado
  • Ferromex se comprometió a reducir la velocidad de los trenes que normalmente circulaban de 40 a 45 kilómetros a hacerlo a no más de 20 kilómetros por hora
  • Disminuir la frecuencia de paso los trenes y utilizar sólo una de las dos vías que cruzan por encima del puente
  • Ferromex hará un segundo estudio más detallado para determinar si el puente necesita reparación, una sustitución o una construcción nueva

UNA ESTRUCTURA CON MÁS DE 60 AÑOS DE HISTORIA

Vale la pena recordar que esta es una de las obras civiles históricas que tiene Celaya. Un proyecto que se remonta hasta el 25 de julio de 1960 y que se convirtió en el primer puente ferroviario del municipio. 

Los trabajos de construcción a base de piedra y cemento comenzaron en agosto, gracias a la gestión del gerente de PIPSA y del financiamiento por parte del gobierno federal del entonces presidente de México, Adolfo López Mateos, según datos otorgados por el Historiador y Director del Museo de Celaya Rafael Soldara Luna.

Además, el puente se ubica en uno de los puntos más icónicos de la ciudad, como lo es el Barrio de San Antonio. Un lugar lleno de recuerdos como las fiestas patronales que iniciaban el 13 de junio, o las fiestas de las luminarias el 2 de noviembre. 

También el templo de San Antonio fue sede de la llegada de Don Miguel Hidalgo y Costilla, junto a Ignacio Allende, Mariano Abasolo e Ignacio Aldama, en su paso por Celaya durante la guerra de independencia en septiembre de 1810. 

LO PRIMORDIAL ES EVITAR UNA DESGRACIA

Por ahora, la prioridad debe ser evitar alguna tragedia. Lamentablemente el caso de la línea 12 del Metro de la Ciudad de México es un cruel recordatorio que no se puede tomar a la ligera, casos de fallas estructurales en obras civiles. 

“Se recomienda que siga cerrado el puente por cualquier eventualidad, por las lluvias o por lo que pueda pasar. Este dictamen marca cierto grado de deflexión en el puente, algunos daños en el acero, es muy difícil suponer con los elementos que no se cuentan hasta ahorita si el puente se puede caer mañana o en 100 años, nosotros recomendamos que no haya paso inferior. Deflexión es que se está colgando por decirlo así, y eso provocó los desprendimientos”, señaló José Cuellar, representante del Colegio de Ingenieros de Celaya. 

Coincidentemente, a finales de junio, el director del Instituto Municipal de Investigación, Planeación y Estadística (IMIPE), Rodolfo Amate Tirado, anunció un programa de mantenimiento preventivo permanente en todas las estructuras viales, un hecho inédito en la historia del municipio. 

¿De qué constaría y que necesidades existen?

  • Un listado preliminar de 30 estructuras vehiculares y 20 peatonales identificadas
  • Trabajarán en coordinación Protección Civil, Obras Públicas e IMIPE
  • Realizar un dictamen de cada uno para conocer el tipo de mantenimiento que requieren 
  • El puente de Anenecuilco es de las prioridades, al tener más de 30 años y algunos daños visibles
  • La intersección de avenida Constituyentes y Lázaro Cárdenas, que hace 20 años ya fue intervenido

Hasta el momento, ninguno representa un grave peligro para la ciudadanía, aunque como se ha visto en otras partes del país, es mejor prevenir que lamentar. 

Read more