Anuncios

¿Recuerdas cuándo fue la última vez que te echaste un chapuzón? Días, semanas, meses o incluso años han pasado desde que fuiste con tu familia o amigos para divertirte en una alberca. Y esta, como tantas otras cosas, las ha imposibilitado la eterna pandemia del coronavirus. 

Llegó marzo y el calor también se hizo presente. El niño que llevas dentro emerge con las ganas de aventarte al agua. Pero el adulto que ya eres, te pone freno y recuerda que aunque la situación haya mejorado, no debemos bajar la guardia y dejarnos ir desbocados por el tobogán. 

TE PUEDE INTERESAR: La celayense Liliana Ibáñez aprendió a “nadar sin agua” para cumplir su sueño olímpico

Desde que a finales de febrero, el Semáforo Estatal por fin bajó de Rojo, los balnearios y albercas de Celaya y la región por fin pudieron reabrir sus puertas. ¿Qué había pasado con ellos? ¿Cómo será el regreso? ¿Es riesgoso ir a un centro acuático? ¿Cuál es el panorama para Semana Santa? Son algunas de las preguntas que debemos hacernos. 

Actualmente, la Dirección de Protección Civil de la ciudad, tiene siete lugares identificados:

  • Alberca Municipal Liliana Ibáñez 
  • Alberca de la Deportiva Miguel Alemán
  • Club Deportivo Quetzalli
  • Sporting Club
  • Gran Clase
  • Balneario Los Arcos 
  • El Chupadero (fuera de servicio)

Protección Civil de Celaya ya comenzó a realizar inspecciones de las normas y medidas de seguridad, que normalmente deben de tener. Además, tendrá que supervisar que no se rebase el aforo máximo permitido, de acuerdo a las disposiciones que se generen por las condiciones sanitarias.

Con el Semáforo en color Amarillo, las medidas estatales establecen hasta un 50% de la capacidad de un balneario, en color Naranja hasta un 30%, y si se regresa al Rojo es casi un hecho que tendrían que volver a cerrar.

“No estamos en la normalidad, de ahí que los propietarios de los balnearios públicos están en la disponibilidad de las medidas, así como los deportivos privados de ahí que cumplen con las medidas pese a las afectaciones por la pandemia”, apuntó Ramón Ortiz Oropeza, Director de Protección Civil.

TE PUEDE INTERESAR: Una de las pizzerías con más fans en Celaya es Mamma O'fan

¿CUÁL ES EL RIESGO DE CONTAGIARSE EN LA ALBERCA?

Es la pregunta que la mayoría todavía se hacen. Si vale o no vale la pena sacar el outfit de galán de balneario para estas fechas. 

En el reportaje, “COVID-19 en el agua: ¿qué tan seguras son las piscinas y playas?”, del sitio INFOBAE hay varias conclusiones importantes al respecto. 

Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de los Estados Unidos, “no hay evidencia de que el virus que causa COVID-19 pueda transmitirse a las personas a través del agua en piscinas, jacuzzis, spas o áreas de juegos acuáticos”. 

Diferentes científicos y médicos de universidades estadounidenses e instituciones de salud, coinciden en que “el agua es una ruta de transmisión poco probable”. Aunque no por esto signifique que ir a una playa o un centro acuático, sea 100% seguro. Finalmente habrá más personas a tu alrededor. 

El problema son las áreas comunes o la cercanía que puedes tener en un tiempo prolongado con personas que pudieran estar infectadas. Los baños, vestidores, duchas, o hasta las filas para comprar la botana, son lugares y momentos de mayor riesgo. 

En este texto, también comparten medidas adicionales a las que ya conocemos, para prevenir los contagios. 
 

  • Verificar si el lugar tiene pasos para prevenir el coronavirus
  • Llevar desinfectante para limpiar nuestros objetos 
  • Mantenerse al menos a 2 metros de distancia de personas ajenas a usted
  • Usar el tapabocas cuando no se está en el agua

Y si bien son lugares abiertos, y son menos peligrosos que los cerrados, también dependerá del tiempo de exposición que estemos en espacios públicos. Por lo que es bueno no abusar, hasta nuestra piel cuando se “hace pasita” nos indica que ya estuvimos mucho rato en el agua. 

.TIEMPOS DIFÍCILES PARA LOS PARQUES ACUÁTICOS 

Si ahora vemos el otro lado de la moneda, han sido meses muy complicados para los propietarios y trabajadores de balnearios y albercas. Prácticamente todo el año pasado estuvieron cerrados, y para todos se convirtió en una lucha por subsistir. 

De acuerdo a datos de la Asociación Mexicana de Parques Acuáticos y Balnearios (Ampaba), estos sitios en todo el país recibían a más de 53 millones de personas cada año. Y los adultos mayores eran sus principales clientes, para darnos una idea del impacto que tuvo la pandemia en estos negocios. 

En el 2020, cuando se impusieron las medidas de confinamiento, les tocó que fuera en Semana Santa y Pascua, una fecha importantísima para la industria. En este periodo vacacional se estima que recaban el 40% de sus ingresos anuales, por lo que estar cerrados provocó uno de los peores años para este sector.

También para Celaya son días importantes. En 2018, el Observatorio Turístico de Guanajuato reportó que marzo fue el mes con más llegadas de turistas a la capital de la cajeta. Mientras en 2017, el municipio informó sobre que en Semana Santa recibieron 145 mil visitantes, y fueron 11 mil usuarios los que se dieron cita en los diferentes balnearios de la región. 

Con el actual Semáforo en Amarillo, al menos del 8 al 14 de marzo, no quiere decir que la ciudadanía y las autoridades deben relajar los cuidados. Si queremos que se mantenga o que llegue a Verde, es tarea de todos. Y así, dar las condiciones necesarias para que los parques acuáticos sigan abiertos.

Apenas el 24 de febrero, la cuenta de Facebook del Balneario Los Arcos volvió a publicar tras siete meses inactiva. Ya tres usuarios comentaron lo bien que la pasaron ahí, y que el lugar se encuentra limpio y siendo estrictos con el reglamento, como lo marca su larga tradición en Celaya. 

Por ahora, se puede asistir de jueves a domingo, de 7am a 6pm, para todos los que les haga falta un buen bronceado.

Read more