Anuncios

Una persona que tenga acusaciones de violencia contra la mujer, no debería poder contender para ningún cargo público. Y no sólo eso, tiene que ser investigado y juzgado por la ley. No se pide más, pero tampoco menos. El reciente caso de Félix Salgado Macedonio en Guerrero, reavivó la lucha para que no se tolere a los agresores. 

Si las propias autoridades son señaladas como presuntos violentadores, será muy difícil esperar que ellos se preocupen por estos temas. Es el “pacto patriarcal”. Y lo peor es cuando se tiene desde lo más alto de las cúpulas del poder. 

TE PUEDE INTERESAR: El podcast que habla de los graves problemas que hay en Guanajuato

La semana pasada, un grupo de mujeres levantó la voz contra el polémico alcalde de Guanajuato Capital, Alejandro Navarro. Lo acusan de violencia política, verbal y física, durante toda su administración. El funcionario ya acumula varias quejas ante la Procuraduría de los Derechos Humanos y además ante el Instituto Electoral del Estado de Guanajuato (IEEG).

La síndica, María Elena Castro Cerrillo, del PAN, y Paloma Robles Lacayo, exdirectora del Museo de las Momias, encabezaron las protestas en su contra. Además, junto a otras dos mujeres violentadas por el alcalde, enviaron una carta para la bancada del PAN en donde condenan la postulación de Navarro a la reelección de su cargo.

“Estoy aquí para decir que en Guanajuato hay un Macedonio. El alcalde Alejandro Navarro a todas las personas que no estamos con él nos denosta. Nuestra integridad como mujeres nos la limita. (…) El alcalde en las sesiones es burlón y si es así en público, imagínense en privado”, señaló María Elena Castro Cerrillo, Síndica del PAN en Guanajuato.

TE PUEDE INTERESAR: Gobierno de Guanajuato y su vínculo con “el cartel de la comida”

Incluso la Procuraduría de los Derechos Humanos no quería recibir la queja contra el presidente municipal, lo que refleja como siempre una protección hacia los acusados, y poca empatía por las víctimas. 

Y todavía es más grave, cuando Diana Marcia Moreno Gámez, dirigente de comerciantes ambulantes, afirma que policías la golpearon a ella y su familia, supuestamente por órdenes de Navarro. Mientras Blanca Angélica Cabrera Martínez, delegada de Santa Rosa de Lima, denunció que el alcalde la ha relegado en su defensa del agua de su comunidad. 

Y como si nada pasara, el funcionario prefiere gastar su tiempo grabando videos cómicos en Tik Tok. Cada vez con más producción, y cada vez más frecuentes. Lo que ha provocado un sinfín de críticas tanto de la ciudadanía, como de otros actores políticos. ¡Y con justa razón! 

Es notorio que lo que importa es su promoción personal y su campaña electoral como precandidato del PAN. Mientras el municipio agudiza en problemas delictivos, en descontrol de la movilidad cuando la pandemia estaba en su peor momento, y ahora en estas acusaciones de violencia de género. 

También algunos integrantes de la comunidad LGBTTTIQ del estado lo denunciaron por promover la discriminación y el odio a la comunidad de la diversidad sexual, luego de que Navarro imitó en Tik Tok a las mujeres trans de León conocidas como "Las perdidas". 

A él parece poco importarle, y la congruencia no es lo suyo. A finales de febrero también fue captado de fiesta en un bar de la ciudad junto a las famosas “Perdidas”, cuando se supone debe ser el ejemplo para las medidas de prevención contra el coronavirus. 

Y así la lista de irresponsabilidades y denuncias en su contra podría seguir. 

NO ES UN TEMA MENOR

Apenas en agosto de 2020, el sitio de Reporte Índigo publicó el texto “Guanajuato, epicentro de violencia contra las mujeres”. No era para menos, las dolorosas cifras de feminicidios en el estado representaron el 14% de todos los que ocurrieron en el país en el primer semestre del pasado año. Había que hacer algo, pero el tema parecía innombrable. 

La Alerta de Violencia de Género contra las Mujeres se pidió desde que brotó el problema hace ya algunos años. En 2015, desde el gobierno federal se rechazó la petición, no obstante la lucha de organizaciones civiles y periodistas, como tantas otras, por visualizar esta grave situación se ha mantenido. 

Se necesita escuchar a todas las mujeres que han sido violentadas. Que no se pase a ninguna por alto. Desde los casos más graves, hasta las que sufren de acciones para hostigarlas en su día a día y que se han querido normalizar, pero que nunca más se deben permitir. 

Tanto para los diferentes ámbitos en que se puede realizar: 

Familiar
Laboral y docente
Comunitario
Institucional 

Como para los distintos tipos de violencia que se puede padecer. 

Psicológica
Física
Sexual 
Económica 
Patrimonial 

Es por eso que la situación de Navarro no debe pasar desapercibida. Si queremos erradicar el problema de violencia contra la mujer en el estado, debemos tener a personas realmente íntegras en los puestos de poder, para romper el pacto, y atacar desde la raíz. 

Hoy en el día internacional de la mujer, sirve para recordar que la lucha feminista se mantiene. 

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER PARA MÁS HISTORIAS DE TU LOCALIDAD

Read more