Anuncios

Algo extraño pasa en el estadio Sergio León Chávez. Las huellas del pasado no se pueden ocultar ni con sus últimas remodelaciones. Otra vez se convirtió en el epicentro de lamentos y desgracias en Irapuato. 

En mayo, el equipo de la ciudad fresera ganó su ascenso deportivo a la Liga de Expansión, o lo que representa la segunda división del futbol mexicano. Todo era felicidad. Sin embargo los federativos cambiaron las reglas y esta semana desacreditaron este derecho para la franquicia. 

La Federación Mexicana de Futbol asegura que el club no cumple la estructura financiera y legal que exige la categoría, a pesar de que meses antes de conseguir este título, sí la tenían. Lo que se ha convertido en una guerra de declaraciones. 

TE PUEDE INTERESAR: Así es el trabajo de la Asociación de Jóvenes Empresarios de Irapuato A.C.

Don Fernando San Román, propietario del equipo, publicó un desplegado en el periódico Reforma acusando a Alejandro Irarragori, presidente de Orlegi, de ser la persona que impide que el Irapuato sea admitido en la Liga de Expansión, tras acarrear un conflicto personal de hace cinco años. 

También desmiente acusaciones que vinculan a la franquicia con apoyos injustificados por parte de autoridades locales y del mismo gobernador de Guanajuato, Diego Sinhue Rodríguez Vallejo. 

No es la primera vez que esta plaza de futbol se ve envuelta en una novela entre directivos de futbol, dueños del equipo fresero y funcionarios públicos. Un ir y venir por las divisiones del balompié, con los aficionados como las grandes víctimas de la historia. 

  • En los años 60, tuvieron buenos momentos, contando con una figura del futbol mexicano, como Jaime Belmonte, hasta que fueron en declive y descendieron en la temporada 1971-1972. 
  • A mediados de los 80, la Trinca Fresera vuelve la Primera División, pero en pocos años volvió a perder la categoría. 
  • Para el año 2000, regresaron al máximo circuito con Grupo Pegaso al frente, que un año después trasladaría la franquicia a Veracruz, por intereses económicos
  • En el 2002, resurgió el equipo bajo el nombre Real Irapuato y ganó su lugar en la Primera División, sin embargo, se vinculó a miembros del crimen organizado como los propietarios, por lo que la Femexfut desapareció la franquicia

Desde entonces, la Trinca Fresera no ha vuelto al máximo circuito. Con recuerdos muy amargos en estas últimas dos décadas, como la final por el ascenso que perdieron con Tijuana en la temporada 2010-2011, a pesar de que en ese entonces contaban con Cuauhtémoc Blanco en sus filas, pero que no pudo jugar dicha serie por una lesión. 

También en 2003, cuando disputaron la final por el ascenso ante el León, el estadio Sergio León Chávez fue tomado por un grupo armado, en medio de intereses políticos para que los Panzas Verdes se quedaron con el puesto en Primera División. 

Aunque fue la misma afición irapuatense la que recuperó el inmueble, en una escena de película, hasta con un helicóptero que llevaba refuerzos.

Finalmente, otro triste pasaje fue cuando en 2013 se llevaron la franquicia a Zacatepec. El hueco fue reemplazado por un equipo en la Liga Premier (tercera división), que pasó por distintas manos hasta que llegar por último con la familia San Román. 

En este último año que parecía de ensueño para el Irapuato y todos sus aficionados, hasta que una vez más se rompieron las ilusiones de una sede del futbol mexicano que está maldita. 

Read more