Anuncios

La calle Ignacio Altamirano en el Barrio de San Juan de Dios se volvió un campo de batalla. Pero no es por violencia o crimen, sino por unas macetas que se convirtieron en el objeto de la discordia por toda una semana. Causaron muchos dolores de cabeza y también provocaron pérdidas económicas. 

Todo comenzó el martes 23 de febrero. Por más que todavía no se tenía un acuerdo con los habitantes de la calle, en el tramo ubicado entre Díaz Mirón y Rosas Moreno, trabajadores de Obra Pública y del Vivero Municipal instalaron maceteros en un costado del carril izquierdo de circulación. ¡Muy bonitos, pero que ya no dejarían estacionar a los carros! 

TE PUEDE INTERESAR: El Barrio de San Miguel, una zona “caliente” en León

La Fundación “Mi Barrio” fue la impulsora del proyecto “Andador Peatonal Altamirano”, en donde la banqueta se amplió 2.5 metros y el carril vehicular quedó en 4 metros. Sólo sería una prueba piloto por una semana, y se evaluarían los resultados. Aunque desde el primer día, los diferentes comerciantes de la zona manifestaron su inconformidad porque sus clientes ya no se podían estacionar. 

De acuerdo a información de El Sol de León, son 17 locales en esta sección de la calle, que incluyen: 

  • Tres restaurantes 
  • Un negocio de venta de cebadinas, 
  • Un negocio de nieve
  • Una panadería
  • Una tintorería
  • Un negocio de gazpachos 
  • Un local de quesadillas y tamales
  • Un consultorio de medicina general y Homeopatía

Los locatarios aludieron a que disminuyeron mucho sus ventas desde que aparecieron las macetas. “Bajaron en un 50 por ciento”, dijo Agustín Huerta de los gazpachos. “No están considerando a los comercios, hay días que sólo vendo 20 pesos”, comentó Alma López, de los helados. “Está afectando a que la gente venga a comprar porque no hay donde estacionarse”, dijo José Villalobos, quien cuida carros en la zona. 

Mientras otros comerciantes, señalan que hay otras prioridades. “La gente puede venir, y está contenta, pero a la vuelta los asaltan o le quitan algo a su carro”, apuntó Abraham Flores. “Creo que tenemos muchas más necesidades, mejorar la luz, seguridad”, agregó Fabiola Guzmán. “Más que poner macetas deberían de poner atención a la luz. Ya tenemos que cerrar más temprano los negocios porque se vuelve inseguro”, remató Elena Treviño.

Incluso realizaron una carta dirigida al alcalde Héctor López Santillana.

“Aun y cuando no se llegó a cerrar la circulación vehicular, esta medida ya ha llegado a generar embotellamiento, estacionamiento en doble y hasta triple fila y rayones en los vehículos porque las macetas no se alcanzan a ver. No consideraron operaciones de maniobra como carga de gas y materias primas causando con ello embotellamiento y riesgos viales y peatonales”, Organización de comerciantes.

TE PUEDE INTERESAR: León tendrá la única cancha de este tipo en todo Guanajuato

SE GANÓ UNA BATALLA, ¿PERO LA GUERRA?

Tras las protestas y los señalamientos, este martes 2 de marzo, fecha en la que terminaba el periodo de prueba, el Administrador de Servicios Municipales de León cambió los macetones para no obstaculizar el carril“Agradecemos a los vecinos y colonos por su colaboración y respeto a la prueba de urbanismo táctico”, pusieron en redes sociales. 

Todavía no se sabe si la medida será permanente, o si sólo obedece a calmar las aguas. En especial porque fue un tema que llegó hasta la sesión de Ayuntamiento. Además de que los comerciantes criticaron la falta de transparencia en la Fundación “Mi Barrio” y de los gastos que implicó hacer estos movimientos. 

Eso sí, también se debe analizar el otro lado del problema. La ciudad le ha dado mucha prioridad al automóvil, mientras en todos lados del mundo se busca devolverles los espacios a los peatones y a los ciclistas. Los beneficios serían muchísimos, pero es un proceso a largo plazo, que necesita paciencia. Y a veces no existe, o simplemente no se puede.

¿QUÉ ES EL URBANISMO TÁCTICO?

A todos les gusta lo que es más cómodo, lo sencillo. A veces, sin darse cuenta que para que se te pueda complacer, se sacrifican a otros. Es el caso de los automóviles. Se acostumbró a que los que cuentan con uno, tengan todas las facilidades. Mientras que los ciudadanos de a pie, que por cierto, son muchos más, queden olvidados. 

Ni se diga también de los impactos al medio ambiente, o de la falta de convivencia social. Para qué ir a un parque o a una plaza pública a caminar un rato, si puedes irte a cualquier centro comercial de León en tu carro. Entonces, aquí es donde entra la labor de las autoridades para cambiar estas dinámicas. Parecen inofensivas, pero son trascendentales en la vida diaria de un municipio. 

El año pasado, el Colegio De Arquitectos De León realizó una charla en Facebook para platicar del “Urbanismo Táctico”, el cual se define como un instrumento de planificación urbana. Siempre encaminados a voltear la pirámide, y que la movilidad tenga preferencia para el peatón, los ciclistas, y el transporte público, en ese orden. 

En la teoría, tendría las siguientes ventajas: 
 

  • Tienen un enfoque intencionado y progresivo para promover el cambio
  • Ofrece ideas locales
  • Proporciona bajo riesgo con una posible gran recompensa 
  • Los ciudadanos tienen un rol activo en el proceso de construcción de sus barrios 
  • Permite que los actores locales prueben nuevos conceptos 

Con la pandemia, la misma Organización Mundial para la Salud (OMS) informó que una de las medidas más factibles para conservar el distanciamiento social es que la ciudadanía pueda moverse a pie o en bicicleta.

Es por eso, que las estrategias de urbanismo en León son cada vez más comunes. El uso de los vehículos es excesivo y los datos señalan que en la ciudad por cada 2.5 habitantes existe un coche. Urgen cambios, aunque esto no debe convertirse en una guerra entre automovilistas contra peatones y ciclistas, ni tampoco contra las macetas. 

La encrucijada será adaptar estas acciones, para que no tenga tantas repercusiones con los comerciantes, en este caso, del Barrio de San Juan de Dios. Y trabajar con la educación vial, para que los ciudadanos se acostumbren a caminar más y desinhibir el uso de los carros. No será sencillo, pero con algo se debe empezar.

Si no, como dice la canción, ¿Dónde jugarán los niños? O más específico, ¿Dónde caminarán los niños?

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER PARA MÁS HISTORIAS DE TU LOCALIDAD

Read more