Anuncios

De niña era peleonera, con mucha energía. Su infancia no se puede contar sin recordar todo lo que aprendió en las calles de León. Para tratar de canalizar esos niveles de explosividad, apareció la lucha olímpica en su vida. Las clases en la secundaria Técnica 1 son inolvidables. 

Montserrat Conejo Ruiz está orgullosa de sus raíces. “Agradezco principalmente a León, Guanajuato”, son de sus primeras palabras tras salir del octágono en su debut victorioso en la UFC, la mayor empresa de artes marciales en el mundo, el pasado 20 de marzo. 

TE PUEDE INTERESAR: Barranca de Venaderos, una zona de León inaccesible y sin tranquilidad

Ocho días antes no sabía que tendría esta oportunidad. Un llamado de última hora le permitió medirse en combate a la estadounidense Cheyanne Buys, en Las Vegas. Luego de una carrera profesional en MMA que empezó en 2014, Conejo Ruiz por fin se encontró en el gran escenario de este deporte. 

No la desaprovechó. La atleta leonesa salió con todo el ímpetu desde el primer round, en el que conectó más de 40 golpes contra su rival y además sometió con una llave al cuello. Al ser más pequeña, nunca permitió que la estadounidense pudiera sacar ventaja de su alcance. Y así se llevó el triunfo. 

En una contienda que terminó “calientita”, con las dos peleadoras diciéndose de todo, Conejo calló bocas, luego de que Buys declarara que eran “estúpidos sus derribes”. Quedó claro que no y que la mexicana está haciendo historia. 

  • Es la primera leonesa y la cuarta mexicana en debutar en la UFC
  • Actualmente combate en el peso paja (115 libras)
  • Entrena junto a Víctor Dávila en Kings MMA de Texas
  • Disputaría el cinturón de las 115 libras en la liga de MMA Invicta, pero se canceló el combate

SUS ORÍGENES 

Con el buen humor que se le nota en las entrevistas, Montserrat explica que aunque muchas personas creen que Conejo es su apodo, es su apellido. Su padre es originario de la comunidad de Santa Rosa, aquí en el estado de Guanajuato. 

No fue fácil llegar hasta donde está. En su camino infinidad de veces la menospreciaron y le dijeron que no lograría nada. Sus compañeros de lucha le llegaron hasta pegar chicles para amedrentarla. Y aunque sufrió bastante, no desistió en su sueño de triunfar como deportista. 

TE PUEDE INTERESAR: Visita Casa Nápoles en León y siéntete como en Italia con sus pizzas

Monse comenzó a destacar y fue seleccionada mexicana. Después conoció las artes marciales mixtas, vivió un tiempo en Ciudad de México, y finalmente entró a un programa de desarrollo en la que pudo practicar en uno de los mejores gimnasios de Estados Unidos. 

Estar lejos de León y de su familia ha sido complicado.

“Hay veces que los veo una vez al año o cada dos años. Es muy complicado porque haces muchos sacrificios por no estar con tu familia, la disciplina y sacrificios, todo el tiempo es pensar en entrenamiento dietas y sobre todo entrenar", comentó Montserrat Conejo Ruiz, luchadora mexicana en entrevista para Periódico AM.

A diferencia de otros atletas, que luego presumen ser mexicanos pero sólo tienen ascendencia por sus padres o abuelos, Conejo sí creció en la ciudad zapatera y siente con orgullo sus raíces. Por lo que quiere ser un ejemplo para personas que también se quieran desempeñar a su disciplina. 

TE PUEDE INTERESAR: Comida orgánica y toda la actitud positiva en Call Me Frida en León

Las artes marciales mixtas cada vez son más populares en el municipio y en el país. En León son más de 15 espacios que puedes encontrar registrados en la búsqueda de Google para acudir y empezar a practicarlas. 

Y con los reflectores que ha obtenido Montserrat Conejo Ruiz esto podrá incrementar. 

“La gente empieza a voltear a ver este deporte, es arte marcial, te ayuda a mejorar como persona. Es cuestión que la gente lo conozca, y que una leonesa haya debutado en UFC la gente empieza a buscar y a familiarizarse con el deporte", apuntó en entrevista para El Heraldo.

Pasó de vender dulces y aguas frescas para obtener ingresos para sus competencias, a tener una proyección muy importante. Ahora la vida le sonríe y está viendo el fruto de todos esos esfuerzos. 

A sus 28 años, la mexicana se siente en un gran momento de madurez en su carrera y espera ir por más éxitos en el octágono más trascendente del mundo. 

Read more