Anuncios

Ahora más que nunca, necesitamos aire fresco y ventilar los espacios, pero, ¿te imaginas vivir en una ciudad en la que te piden que no abras tus ventanas por el riesgo que hay afuera? Esto pasa en Salamanca, que por años ha sido un foco rojo en el tema ambiental, y que actualmente está viviendo sus días más contaminados de los últimos años. 

Desde la semana pasada, la termoeléctrica de la Comisión Federal de Electricidad (CFE) ubicada en este municipio, recurrió al uso del combustóleo en su proceso de producción de electricidad, ante la carencia de gas natural en todo el país. Una decisión que implica un grave riesgo ambiental y de salud para la población de toda la región. 

TE PUEDE INTERESAR: El riesgo latente de un desastre nuclear en Guanajuato

En el 2020, la termoeléctrica llegó a operar a 90% de gas natural y 10% de combustóleo, mientras estos últimos días se informó que lo haría en proporción de 65% de gas natural y 35% de combustóleo, aunque incluso autoridades ambientales, consideran que llegarían a trabajar con el 100% de quema del combustible fósil.  

¿Qué implica todo esto?

A diferencia del gas, al utilizar combustóleo se producen gases de dióxido de azufre (SO2). Estos contaminantes que se van al aire, son muy dañinos para las personas que los están respirando constantemente. Es decir, entre más quemas esta sustancia, más SO2 se genera, y más riesgo hay. Por lo mismo, existen normas y mediciones para que esto no suceda. 

La norma oficial mexicana NOM- 022-SSA1-2019 establece los valores permitidos de concentración del dióxido de azufre para controlar las emisiones y proteger la salud de la población. Diariamente, la Secretaría de Medio Ambiente y Ordenamiento Territorial (SMAOT), registra estos niveles, por lo que desde la semana pasada se encendieron las alarmas por los procesos de la termoeléctrica. 

“El combustóleo es 150 veces más contaminante que el gas natural. Ante eso, evidentemente se presentó un incremento de concentración de dióxido de azufre y de partículas 2.5 desde las 4am del viernes 19 de febrero. Llegamos a tener un pico de 0.190 ppm, el sábado 20 de febrero a las 11 de la mañana. Estuvimos a punto de establecer una precontingencia, lo que no habíamos tenido en los últimos cinco años”, María Isabel Ortiz Mantilla, titular de la SMAOT en entrevista para Audiorama Noticias.

TE PUEDE INTERESAR: Tras investigación que incluye a refresquera de León, sector privado responde que sí cuidan el agua

Por más que las autoridades ambientales han hecho diferentes llamados públicos para revertir estos procesos contaminantes, los responsables de Central Termoeléctrica de Salamanca (CTS) se han escondido. Por ahora les preocupa más la producción de energía, que los daños irreversibles que puedan causar en la salud de los ciudadanos. 

Para dimensionar el problema:
 

  • El valor límite de exposición en 1 hora para la protección a la salud de la población es de 0.075 ppm (partes por millón)
  • La mayor parte del fin de semana en Salamanca, este valor estuvo por encima del límite. Principalmente viernes y sábado
  • La concentración de SO2 promedio en un día para una precontingencia ambiental es de 0.110 ppm, se estuvo a 0.002 ppm de que se activara. 
  • Incluso hasta en la “Estación de Policía” de Celaya se registraron valores altos de dióxido de azufre el fin de semana. 

Mientras en Irapuato se registraron los valores más altos de SO2 para la zona que abarca las siguientes colonias:

Morelos, Valle de las Flores, Flores Magón Sur, Insurgentes, Barrio de la Calzada de Guadalupe, Las Ánimas, Centro, Álvaro Obregón, San Pedro, Los Álamos, La Lupita, La Primavera, El Refugio, Valle del Sol, Las Carmelitas, 12 de Diciembre, Nuevo México, Residencial Floresta, Balcones de Floresta, Rinconada de los Fresnos, San Juan de Retana, Ignacio Allende, Los Reyes, Las Misiones, El Cantador, El Pípila, Playa Azul y Miguel Hidalgo.

Para Salamanca, el mal no es menor, ya que se reporta el mayor peligro en estas colonias:

San Juan Chihuahua, Bellavista, San Gonzalo, Franco, Centro, San Juan de la Presa, Obrera, Ampliación la Obrera, Álamos, Jardines del Sol, Tamaulipas, Progreso Industrial, Reforma, La Gloria, Ampliación la Gloria, Ampliación la Gloria Segunda Sección, Luis Donaldo Colosio, Constituyentes, El Edén Segunda Sección y Nuevo México.

Por tal motivo, la SMAOT recomienda a la población evitar hacer actividades al aire libre, mantener puertas y ventanas cerradas, acudir al médico si presentan síntomas de afectaciones respiratorias o cardiacas y mantenerse atento al estado que guarda la calidad del aire, a través del Sistema Estatal de Información de Calidad del Aire (SEICA) o de la aplicación móvil Ecoapp. 

Si tenemos presencia de dióxido de azufre, hay que mantener las ventanas cerradas. En este momento, sólo estamos haciendo referencia por la presencia de SO2, en la cuenca atmosférica que incluye Salamanca, Irapuato, e incluso puede llegar a Celaya o hasta Querétaro. Hacia la zona de León difícilmente se dispersa en concentraciones importantes”, María Isabel Ortiz Mantilla, titular de la SMAOT en entrevista para Audiorama Noticias.

En Código Postal platicamos con un especialista en el tema de la calidad del aire, y nos explicó que incluso aunque las mediciones de dióxido de azufre estén por debajo del límite permisible, esto se puede dar por condiciones atmosféricas, como la dirección del viento, por lo que en estos días, no se debe bajar la guardia por ningún motivo. 

En especial estos días, el índice de la calidad del aire de la estación de monitoreo más cerca a tu localidad es fundamental para tener una referencia. Aquí se establece por colores, el riesgo al que se está expuesto, en el que el mayor nivel habla de “serios efectos respiratorios y agravamiento de síntomas en personas sensibles, e incremento en la probabilidad de muerte prematura en personas con enfermedad pulmonar y cardiaca”. 

También existe un grave peligro de una lluvia ácida, ya que la presencia de SO2 en combinación con el agua, produce este fenómeno que es gravísimo para la erosión del suelo y la corrosión de materiales expuestos. 

Anteriormente, la termoeléctrica sólo en algunas horas del día emitía sus contaminantes al aire, pero actualmente, los valores tan altos hacen indicar que se está haciendo las 24 horas. No hay tregua para una región que lleva años sin poder respirar aire limpio.

Ahora la encrucijada es encerrarte para evitar el SO2 tan dañino para las vías respiratorias, o ventilar para protegerte del coronavirus. Y todo se agravó por la falta de gas en México. 

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER PARA MÁS HISTORIAS DE TU LOCALIDAD

Read more