Anuncios

Guadalupe Ramírez Aparicio, alcaldesa de Pahuatlán, abandonó la comuna en medio de manifestaciones por la muerte de cuatro indígenas otomíes ocurrido el pasado miércoles en una ranchería de Xochimilco.

 

Autoridades comunitarias tomaron la alcaldía desde el día del multihomicidio, donde quemaron una patrulla; días después signaron junto con autoridades estatales y federales un pacto de buena voluntad para mantener la paz.

 

Entre los acuerdos tomados en una mesa de negociación en la que participaron el subsecretario de Gobernación del estado, Ardelio Vargas Fosado, el titular del Instituto Nacional de los Pueblos Indígenas (INPI), René Esteban Trinidad, el director del Instituto Poblano de los Pueblos Indígenas (IPPI), y una comisión de las comunidades de San Pablito, Xochimilco y demás pueblos originarios, se acordó destituir a la presidenta municipal a quien acusaron de indolente a las necesidades de los pueblos originarios.

 

Dicha solicitud, no procedió, toda vez que faltan menos de cinco meses para que Guadalupe Ramírez Aparicio deje el cargo.

 

Otra de las peticiones de los representantes de los pueblos originarios es que la hasta hoy presidenta  municipal saque las manos del proceso electoral donde interviene para favorecer a su candidato.

 

Aunque se pactó sería este viernes cuando se firmara el acuerdo definitivo y devolvieran las instalaciones de la presidencia municipal, la alcaldesa no ha hecho acto de presencia y se informó sobre su salida de Pahuatlán desde el pasado miércoles cuando se suscitó el conflicto.

 

¿Qué incluye el acuerdo?

 

·Mayor seguridad

·Cámaras de vigilancia operando

·Compromiso de la alcaldesa con la firma de los acuerdos

·Elecciones sin violencia

 

¿Quiénes eran los asesinados?

 

Amigos y colaboradores de ‘El Largo’ apodo que recibía uno de los indígenas otomies ultimados a tiros a las afueras de una taachería.

 
 
 
 
Read more