Anuncios

Productores de cebada de los estados de Tlaxcala, Hidalgo, Estado de México y Puebla, se manifestaron en las instalaciones de Heineken ubicadas en Rafael Lara Grajales en demanda de un incremento en el precio de compra de su cebada.

 

La razón según afirman, la cervecera no paga a un precio justo sus cosechas por tonelada y lo que da lo liquida tarde, situación que afecta a más de 35 mil familias.

 

Desde temprana hora bloquearon el acceso principal de la empresa con tractores y camionetas donde permanecieron por más de tres horas, luego fueron recibidos por personal de Heineken a quienes plantearon sus inconformidades.

 

Fue personal de Guardia Nacional y Policías del Estado quienes acudieron al sitio para evitar algún conflicto mayor, debido a esto la negociación quedó en veremos llegando únicamente al acuerdo de bajar los estándares de calidad que piden a productores para recibirles sus cosechas.

 

La problemática

Productores de cebada afirman que la maltería paga a precios bajos la tonelada de sus productos, pago que muchas veces transfieren hasta cinco meses después de la entrega del grano hecho que les impacta en la economía de sus familias.

Para quienes se dedican al campo los tiempos agrícolas son básicos e importantes por lo que no pueden esperar más de un ciclo agrícola para recibir el pago de su cosecha anterior.

‘A veces salimos tablas entre lo que invertimos y el tiempo que esperamos para cobrar, desde hace tres años Heineken ha bajado paulatinamente el precio de compra de la cebada, la pagan entre en 5 y 7 mil pesos y eso nos impide tener ganancias’ afirma un productor.

Además, piden a la Secretaría de Desarrollo Rural que intervenga en la fijación del precio de compra del grano, pues tanto Heineken como Cuauhtémoc Moctezuma pagan la cebada a 5 mil 400 pesos por tonelada.

Amagan con dejar de comprar

Tras anunciar que se manifestarían, productores de cebada fueron amenazados de que, en caso de hacerlo la cervecera dejaría de comprar la materia prima de su cerveza.

‘Mientras ellos aumentan el precio de su cerveza a nosotros nos pagan más barata la cebada’ señaló uno de los agricultores quienes desde hace 30 años cultivan la planta.

La cebada que ocupan las cerveceras se siembra en estados como

·      Tlaxcala

·      Zacatecas

·      Estado de México

·      Hidalgo

·      Guanajuato

·      Querétaro

·      Durango

·      Puebla

Aunado a lo anterior, la semilla que siembran, cultivan y cosechan debe ser comprada a Heineken o Ab In Bev, pues de lo contrario las empresas no compran el cultivo.

Otro de los problemas es el alza en la importación del grano, pues mientras en otros países la cebada se paga a precios de entre 6 mil y 6 mil 900 pesos en México lo pagan a 5 mil 400 pesos ‘bien pagado’ por hectárea.

La falta de justicia en la compra del grano afecta a 35 mil familias mexicanas.

 

Un asunto de Oferta y Demanda

En 2019 el precio de compra de la cebada por kilo era de 4.70 pesos, pero los agricultores pedían un pago por kilo de 5.5 pesos.

La multinacional Anheuser Busch (AB) In Bev, dueña de Grupo Modelo pagaba entonces un promedio de 4 mil 765 pesos por tonelada, primero, bajo la exigencia de que fuera la semilla que venden la sembrada, segundo, si las cosechas cumplían los altos estándares de calidad.

Entre ellos, la humedad cero del grano a la hora de ser pesado. Agricultores platican que, en casos donde la cebada estuviera húmeda les reducían 230 pesos el precio por tonelada.

Tras múltiples protestas de productores de la región central del país, se incrementó un 15% el precio por kilo de cebada pasando de 4.9 pesos a 5.6 pesos por kilo.

Entonces, aquello que parecía un logro no previó la crisis sanitaria por Covid-19, en abril del 2020 industriales redujeron la superficie a contratar a productores y aunque el precio por kilo de cebada se mantuvo, 50% de los cultivos de ese año se quedaron sin comprador.

Para Ricardo Canales del Razo, presidente nacional del Sistema Producto Cebada, grupos como Modelo y Heineken no han accedido a contratar el 100% de las superficies cultivadas; tampoco a mejorar los precios de compra del grano materia prima de la cerveza.

Esto último afecta la economía de 35 mil familias que viven de la Cebada.

Heineken un voraz importador

Pese a los muchos acuerdos que Heineken ha anunciado para reducir la importación de cebada, los datos apuntan a otra cosa.

Heineken importa el 80% de la malta que ocupa para su producción en México, reduciendo la superficie de contratos a productores locales.

En Hidalgo, por ejemplo, de 100 mil hectáreas de cebada sólo 40 mil fueron compradas por Heineken o Grupo Modelo.

Este año esa cifra se redujo en un 20% más.

 

En datos de la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural en México se siembran 500 mil hectáreas de cebada, se producen 700 mil toneladas y la industria únicamente compra 300 mil toneladas del grano, el resto se destina al mercado forrajero.

 

Agricultores de Cebada Maltera pueden cubrir un volumen anual superior a las 400 mil toneladas, lo que genera una derrama económica de 2 mil millones de pesos en beneficio directo a 5 mil familias en 17 entidades.

Read more