Anuncios

Y es que, vecinos afirman que la falta del vital líquido no es nueva, ya desde hace un par de años lo enfrentaban, sin embargo, esta vez el desabasto impide que realicen actividades cotidianas y que gasten un porcentaje importante de sus ingresos en pipas de agua para suministrarse.

 

La problemática fue advertida desde 2016, sin embargo, ni el presidente municipal ni el del Comité de Agua tomaron cartas en el asunto. Hoy, la disminución de agua que tiene el pozo de la calle Ignacio Zaragoza, es evidentemente irreversible.

 

Desde enero de este 2021 el líquido que se extrae del pozo es mínimo y argumentan, fue la perforación de otro pozo para un fraccionamiento habitacional el que provocó el daño.

 

Entre las medidas tomadas para evitar más daños fue retirada la bomba de agua del pozo pues ya no hay más que una pulgada de líquido al interior de este.

 

Ahora, prevalece la preocupación entre los habitantes por solucionar el problema que los dejaría sin uno de los servicios básicos para vivir.

 

En 2020 el Gobierno de Puebla realizó perforaciones en la zona para encontrar otro venero de agua, pero estos trabajos no tuvieron éxito.

 

 
 
 

 

Read more