Anuncios

Puebla. – Para cualquier poblano, la leyenda de la casa 201 de la calle 3 Oriente, es una historia que sí o sí debes conocer. 

 

Y, poblanos o no, esta leyenda debe ser contada y recordada.

 

“En esta antigua casa vivía el señor Pedro Carvajal, quien tenía grandes riquezas materiales pero la más preciada era su única hija de 15 años de edad, Teodora y su hijo Fernando, un pequeño niño. La hija de Don Carvajal poseía una belleza incomparable, todo el que la conocía quedaba admirado con tal niña, los hombres nobles la seguían a donde fuera. 

 

Se dice que un día comenzó a circular el rumor de que en Puebla andaba rondando un monstruo que, gracias a su gran tamaño, paralizaba a los ciudadanos para después comerlos enteros. Muchas personas aseguraban haber visto de lejos a aquel monstruo y que podría tratarse de un coyote gigante, otros decían que era una serpiente.

 

Cuenta la leyenda que una noche se celebraba una fiesta cerca de la casa de Don Carvajal, de repente los invitados comenzaron a gritar y salir corriendo del lugar, fue entonces que el pequeño y curioso Fernando salió a ver de qué se trataba pero fue algo que no tuvo que haber decidido pues la bestia lo atacó y devoró sin esfuerzo. Este terrible suceso hizo que Don Carvajal decidiera ofrecer la mano de su hija a quien lograra matar a la bestia y le llevara su cabeza como prueba.

 

Muchos intentaron matar al animal para conseguir la mano de la niña pero murieron en el intento, todos perdieron la esperanza y creyeron que el animal jamás podría ser castigado por haber matado al pequeño Fernando hasta que un día un soldado del que Teodora estaba enamorada llegó a la casa de Don Carvajal y como regalo le llevó la cabeza. El soldado fue nombrado Virrey de la Nueva España y Don Pedro le otorgó la mano de su hija.”

 

Actualmente pertenece al periódico Sol de Puebla y la casa, aún conserva intacta su fachada de estilo gótico en la que se aprecian escenas talladas de cacerías. 

 

Y tú, ¿ya la conoces? 

 

Read more