Anuncios

Hundimientos y enormes zanjas obligan a pobladores a salir de la colonia Hidalgo, la razón, el temor de ser tragados por la tierra por los enormes hundimientos que se formaron en la planicie.

 

En un inicio las zanjas aparecieron con lentitud, pero llegando al segundo semestre de 1999 estas se veían por decenas una más cada día.

 

Algunos vecinos decían que aquellas zanjas eran pequeñas grietas, pero otros, más cautos decidieron dejar la colonia para irse a vivir a un lugar más seguro.

 

Hicieron bien, porque días después, esas zanjas o pequeñas grietas provocaban derrumbes en sus viviendas.

 

Entonces llegó Protección Civil e instruyó abandonar el lugar.

 

Pero aquello no fue fácil, abandonar el lugar donde uno nace y crece, donde se asienta la familia y se construye el patrimonio, sin embargo, cuando la tierra se hundía hasta 20 metros llevándose consigo la casa no había nada más que pensar.

 

Primero, se cayeron las casas, luego la capilla, escuela, postes de luz, la vida entonces se planeó fuera de ese lugar.

 

Y así, la colonia Hidalgo fue quedando vacía, devastada y sola. No, nada fue una leyenda, esto ocurrió de verdad.

 

Medio centenar de viviendas fueron construidas y dotadas de servicios básicos en otra superficie de la misma Sierra, donde ahora pueden vivir.

 

CINCO SEÑORES, UNA HISTORIA SIMILAR

 

Casi a la par, la colonia Cinco Señores perteneciente al municipio de Ajalpan situado en la Sierra Negra vivían algo similar.

 

Grandes grietas se abrieron en terrenos y casas.

 

Con el tiempo hubo también que desalojar por el riesgo de derrumbe, la reubicación llevó más tiempo pues los habitantes de la colonia tenían ahí la vida, además de su actividad principal para subsistir, la cosecha de árboles frutales.

 

El nuevo Cinco Señoríos ahora se ubica en la entrada de esa población, donde los terrenos eran óptimos para el asentamiento humano.

Read more