Anuncios

Puebla. – Nada más sexista que un ‘Con ese maquillaje puedes hacer un análisis sobre física’, eso fue parte de lo inquirido a Margaret Domínguez, una joven oriunda de Tecamachalco, Puebla que hoy forma parte de la NASA. 
Desde niña Margaret tuvo claro su amor por las matemáticas, pero fue en la Universidad cuando, mientras otros estudiaban carreras comunes, ella se decantó por la Física. 
A por lo menos una década de aquella decisión, Margaret cuenta desde Maryland, sede de operaciones del Observatorio Goddard, su experiencia. 
Una de sus primeras lecciones mientras conversa, es sostener que los ‘limites’ los ponemos nosotros mismos, as, al suponer que podemos o no hacer tal o cual actividad. 
La Científica Mexicana egresada de la Universidad de las Américas Puebla (UDLAP), hoy día trabaja en el Centro de Vuelo Espacial de Goddard (CVEG), un laboratorio de investigación de la NASA, una de las organizaciones con mayor número de científicos e ingenieros dedicados a expandir el conocimiento de la tierra desde el espacio exterior.
Para Margaret, el género existe, sin embargo, ella trata de mantener a raya cualquier comentario sobre su desempeño como mujer en su profesión, una que afirma, no tiene sexo a la hora de investigar o conocer más. 
En el Centro de Investigación de la NASA, la joven poblana comparte escritorio con ingenieras aeroespaciales hispanas  graduadas en Estados Unidos, tales como Ali Guarnero, Carmen Victória y Dorothy Ruíz, algunas de las cuales trabajan hoy día en proyectos como la misión de conquista de Marte proyectada para el 2030.

PACIENCIA la clave del éxito

Para Margaret Domínguez, una de las claves del éxito está en la paciencia, la curiosidad y la exploración. 

 “La clave para tener éxito en cualquier tarea en la vida es siempre ser curiosos, explorar cosas nuevas, insistir a pesar de equivocarse. Ser capaces de buscar recursos de todo tipo y sobre todo ser también pacientes”, comparte.

CAMINO ANDADO 

Para cualquier otro el tocar de forma literal las estrellas representaría alcanzar lo máximo en su carrera, pero Margaret aún presume otra asignación pendiente: lograr con sus investigaciones y contribuciones inspirar “a más niñas hispanas” para reclutarlas para la NASA en un futuro cercano.

“El número de mujeres en ciencia y tecnología va en aumento, hoy hay más diversidad al respecto. Por eso quiero reclutar a más niñas hispanas, decirles. ‘si a ti te interesa esto, tú también puedes hacerlo y seguro en 20 años estarás aquí conmigo divulgando o haciendo contribución científica”, asegura.

Un buen empezar para esto es el despertar el espíritu de criticidad, el cual a su entender se ha visto amenazado el último año por la pandemia, pues “los chicos creen que todo está en Internet, cuando hay más fuentes de búsqueda para obtener las respuestas a nuestros cuestionamientos”, remata la especialista en sistemas ópticos de la NASA.

Read more